¿Por qué discuten las parejas en el embarazo?

Al esperar la llegada de un bebé, puede parecer una etapa de plena ilusión y armonía en pareja, pero para muchas es más bien una época de discusiones y conflictos de parejas. ¿Por qué discutimos durante la etapa de gestación? ¿Qué podemos hacer para resolver estos conflictos? Aquí te lo contamos:

1. Ella ha cambiado mucho

El embarazo es una etapa hermosa, y lo ideal es disfrutarla, pero tenemos que ser conscientes de que no todo en ella es felicidad y bienestar: A menudo las embarazadas pasan por momentos, que sin duda afectan a cómo nos sentimos y cómo actuamos. Tales como: Las náuseas, los vómitos, mareos, la dificultad para dormir y descansar, las hormonas. No todas las mujeres pasan por el embarazo de la misma manera, y es importante que lo tengamos en cuenta a la hora de afrontarlo, empezando por la otra parte de la pareja. Comprensión, apoyo, acompañamiento y ayuda son claves tanto para evitar los conflictos como para evitar otras cosas poco deseables como es la Depresión Perinatal.

Por parte de las embarazadas, es importante que comuniquen sus necesidades como: Expresar nuestras emociones y compartirlas es clave para no ir acumulando y explotar un día (no de la mejor manera, además).

2. El dinero: ¿En qué gastar y en qué no?

Preguntas como: ¿Qué compramos y qué no? ¿Qué es necesario y qué no? El desacuerdo en este punto es a menudo motivo de conflicto en muchas de las parejas, pero no deja de ser una extensión de un conflicto que quizá ya esté presente en nuestra relación: La famosa organización y planificación económica de la pareja.

Uno de los grandes consejos, es tomar papel y lápiz y anotar lo que cada uno considera importante para la llegada del bebé. Poner en común las listas, sin juzgar ni criticar, e intentar hacer una lista conjunta.

Por otra parte, dado que va a haber una parte de gasto importante tras la llegada del bebé, puede ser buena idea también que te reúnas con tu pareja para hacer un plan de ahorro o cálculo de algún tipo para que, llegado el momento, estar lo más preparado posible para hacerle frente a lo que venga sin que ello suponga un conflicto. Como consejo general, hay que siempre resguardar la economía familiar.

3. La familia se mete en la relación

A veces, el ser padres primerizos, provoca roces, nuevas dimensiones, porque van a pregunta, opinar y a “estar ahí” de una manera más intensa.

¿Qué podemos hacer para que no nos afecte a la pareja? Pues, aunque suele simple, solo una cosa: Ser equipo. Sí, suena fácil, pero es que es la clave es estar sentados los dos, en el hogar y tomar las decisiones más importantes, siempre en privado lo que tengas que discutir, pero delante de la familia hay que ser uno, un bloque, una unidad.

Cuando se da un conflicto con la familia política, la posición de ambos miembros de la pareja es complicada: para uno porque no es su familia y cuesta decir o hacer determinadas cosas, y el otro porque al ser pareja y familiar… está en una posición “visagra”. Así que para no sucumbir, para evitar malestares que puedan minar nuestro bienestar en pareja, lo mejor es, insisto, apoyarnos y ser uno en pareja de cara a la familia.

Acerca del autor

Mama Primeriza

Yo también fui mamá primeriza y también tuve dudas. Puede ser muy abrumador sobre todo con toda la familia dandote "consejos". Sigue aquí y aprende todo lo que una mama primeriza necesita saber.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *